Fundamentalmente no hay ninguna diferencia entre el sistema temporal francés y el del español o italiano. Las diferencias son mínimas. No es el uso de estos tiempos lo que puede resultar difícil, sino la conjugación.