Hay ocasiones en las cuales el hablante no quiere o no puede nombrar el sujeto. Esto puede ser debido a

1) el sujeto es completamente desconocido.

=> Se robó el monedero.

2) el sujeto es todo el mundo, por lo tanto tampoco se puede nombrar.

=> No se suele comer en el suelo en Europa.

3) el sujeto no tiene importancia o es bien conocido y no hace falta nombrarlo.

=> Se venden casas.

En español hay cuatro posibilidades en un contexto así.

1) La pasiva refleja el se impersonal

Se construye con un verbo reflexivo y el objeto directo se convierte en el sujeto de la frase.

Se venden flores.

Es obvio que esta frase no equivale a una frase del tipo "Él se baña", porque en este caso él realmente aplica la acción descrita por el verbo a él mismo, mientras en una frase como "Se venden flores" las flores, aunque son el sujeto de la frase y concuerdan con el verbo (compare: "Se vende una flor") seguramente no aplican la acción descrita por el verbo a ellas mismas. Las flores, desde un punto de vista lógico, son el objeto directo de la frase, aunque en el caso de la pasiva refleja también el sujeto.

La voz pasiva no debe confundirse con el se impersonal.

Se duerme muy bien en esta cama.

Esta construcción se asemeja mucho, a primera vista, a una construcción del tipo "Se venden pisos", pero es completamente distinta. El se en esta construcción no es un pronombre reflexivo, como en la pasiva refleja, sino un simple pronombre impersonal, igualmente se podría decir "Uno duerme bien en esta cama".

2) La voz pasiva

La otra posibilidad que tiene el español para referirse a un sujeto desconocido es la voz pasiva.

La casa fue construida en 1984.

En este caso más vale no hablar de un sujeto desconocido, porque la casa es el sujeto, no cabe ninguna duda, pero no es el ejecutor de la acción (esto es lo que hará falta realmente, casas que se construyan solas). Si queremos ser precisos, tenemos que decir que el ejecutor es desconocido. Pero la voz pasiva no es tan frecuente.

3) El pronombre indefinido uno

La tercera posibilidad es construir una frase con uno, si se quiere evitar nombrar el sujeto y esta construcción es la que más se asemeja a la construcción francesa, aunque hay diferencias.

Uno nunca sabe lo que quiere.

4) Hay que

Y la cuarta posibilidad es con la construcción hay que.

Hay que hacerlo.

En francés hay dos maneras para hacer referencia a un sujeto desconocido.

ejemplo
a) Il faut aller à l' école.
Hay que ir a la escuela.
b) On doit le faire.
Hay que hacerlo.

Como demuestran estos ejemplos en los dos casos se construye con "hay que" en español, pero en francés se construye una vez con il y la otra con on. Se debe construir con on si este il puede confundirse con la tercera persona de masculino singular y se construye con il si por el contexto se sabe que no se trata de la tercera persona masculino singular . Dicho de otra manera, en general se utiliza il si el sujeto de la frase es desconocido o irrelevante y si se puede confundir el il con la tercera persona masculino singular se construye con on.

ejemplo
Il doit le faire.
Él tiene que hacerlo.
On doit le faire.
Hay que hacerlo.

En este caso hay que utilizar on en vez de il. Pero si no puede haber confusión se construye con il.

ejemplo
Il vaut mieux ne pas le faire.
Más vale no hacerlo.
y no : On vaut mieux, ne pas le faire.

En este caso no puede haber errores y por lo tanto se construye con il.