La formación del plural es bastante simple en español, en general se añade una s y ya está. Igual de fácil es formar la forma femenina, en general la o se convierte en una a. Son las cosas de este tipo las que convirtieron al español en una de las lenguas que más se aprende en el mundo y la enseñanza del español en una verdadera industria. En francés es más complicado como vamos a ver enseguida.