El francés y el español solo conocen el género masculino y femenino. Es obvio que la distinción entre género femenino y masculino solo tiene sentido si se trata de seres vivos. En cuanto se refiere a cosas no tiene ningún sentido y es completamente arbitrario. Incluso hay fenómenos muy raros, la leche es femenina en español, pero masculina en francés e italiano. En cuanto se refiere al género y a la formación del plural, el francés tiene un par de complicaciones.

Algunos sustantivos tienen una forma masculina y una forma femenina. Esto es siempre el caso, si se trata de un gentilicio, de una profesión o de seres vivos en general. La cantidad de sufijos (el lingüista hablaría en este caso de morfemas) que existen en francés para distinguir entre la forma femenina y masculina es grande y las reglas decuando hay que utilizar uno y cuándo el otro, no están siempre muy claras, o mejor dicho, se podría incluso decir que es un sistema completamente arbitrario y por lo tanto hay que aprender la forma femenina junto con la forma masculina. (No vamos a discutir aquí, si se realiza la forma femenina partiendo de la forma masculina o la forma masculina a partir de la forma femenina. En un diccionario se encuentra en primer lugar la forma masculina, lo que probablemente es una tonterá, pero es así.)

un chien une chienne
un perro una perra
un apprenti une apprentie
un aprendiz una aprendiz
un compositeur une compositrice
un compositor una compositora

Hemos utilizado aquí el artículo indefinido, un o une, pero esto de momento no nos interesa, porque de los artículos indefinidos vamos a hablar en los capítulos siguientes. Preste atención al hecho de que hay varios morfemas para formar el feminino.


Pero no solamente hay una gran variedad de morfemas para distinguir entre la forma femenina y masculina, también hay una gran variedad de morfemas para formar el plural.

le cheval les chevaux
el caballo los caballos
le fléau les fléaux
la plaga las plagas
la souris les souris
el ratón los ratones

Hemos utilizado aquí los artículos determinados le, les, la, pero esto no nos interesa, hablaremos de estos artículos en los capítulos siguientes. Lo único que nos interesa es el hecho de que hay muchos morfemas para formar el plural.


Muy a menudo la forma femenina plural se distingue de la forma masculina plural en la escritura, pero no hay ninguna diferencia en cuanto se refiere a la pronunciación.

ami amie amis amies
amigo amiga amigos amigas

Otro problema son los así llamados artículos partitivos, que no existen en ninguna lengua aparte del francés y el italiano.

De todos estos problemas vamos a hablar en los capítulos siguientes.