Hay consonantes que no presentan ningún problema, porque existen también en español. Por ejemplo las consonantes p, t, k, m, n, b, d, f, l.