La idea general es la misma en francés y en español. En el discurso indirecto y si los acontecimientos son imaginados por alguien hay que respetar la cronología de los acontecimientos. En las dos lenguas existen verbos que exigen el subjuntivo y otros que exigen el indicativo y por lo tanto hay dos modelos diferentes. Lo que distingue al francés del español es el hecho de que el imperfecto de subjuntivo cayó en desuso y que el pasado perfecto tiene hoy en día la misma función que el pasado indefinido.

En cuanto se refiere a los verbos que exigen el subjuntivo y por que respecta al passé simple, el francés tiene por lo tanto dos modelos. Uno, únicamente utilizado en la lengua literaria que corresponde exactamente al sistema español y otro, utilizado en la lengua hablada. En cuanto se refiere a los verbos introductorios que exigen el subjuntivo el francés de hoy en día no distingue si el verbo introductorio está en un tiempo presente o pasado. En los dos casos se describe anterioridad con el pasado perfecto de subjuntivo, la simultaneidad y posterioridad con el presente de subjuntivo.

El pasado indefinido hoy en día no se usa en francés y fue sustituido por el pasado perfecto lo que significa que en el francés literario el pasado perfecto es un tiempo de presente, pero en el francés hablado hoy en día es un tiempo del pasado.