Los ejemplos mencionados arriba ilustran cómo diferentes verbos añaden un infinitivo. Ahora vamos a hablar de otros complementos que se puede añadir a un verbo. En general se añade un sustantivo con la misma preposición que un verbo, pero hay excepciones.