Hay muchos verbos a los cuales se puede añadir un infinitivo. Un infinitivo puede ser añadido con o sin preposición. A parte de algunas excepciones se puede decir que no hay ninguna diferencia entre añadir un infinitivo o un sustantivo. En la mayoría de los casos se añade un infinitivo con la misma preposición con la que se añade un sustantivo.

Me gusta el helado.

Me gusta nadar.

Renuncia a la gloria.

Renuncia a hacerlo.

Se alegra de su éxito.

Se alegra de poder venir.