Hablamos de verbos reflexivos si el sujeto de la frase, la persona que ejecuta la acción descrita por el verbo, también es la meta de esta acción. Un verbo reflexivo siempre exige un pronombre reflexivo y este pronombre reflexivo puede ser objeto directo u objeto indirecto.

ejemplos
objeto directo: Me vi en el espejo.
objeto indirecto: Es el fin del imperio, me dije suspirando.

Esta distinción en general es irrelevante y la mayoría de la gente no se da cuenta jamás de que hay dos tipos de pronombres reflexivos. Sin embargo en francés esta distinción es importante, porque en el caso de que el pronombre reflexivo sea un objeto directo, el participio perfecto tiene que concordar en género y número con el sujeto, pero si el pronombre reflexivo es un objeto indirecto no se da esta concordancia.

ejemplos
Je me suis regardé(e) dans un miroir. Me vi en el espejo.
Tu t' es regardé(e) dans un miroir. Te miraste en el espejo.
Elle s' est regardée dans un miroir. Se vió en el espejo.
Nous nous sommes regardé(e)s dans un miroir. Nos vimos en el espejo.
Vous vous êtes regardé(e)s dans un miroir. Os habéis visto en el espejo.
Elles se sont regardées dans un miroir. Se vieron en el espejo.

Pero no hay concordancia si el pronombre relativo es un objeto indirecto.

ejemplos
Je me suis dit. Yo me dije.
Tu t' es dit. Tu te dijiste.
Il / Elle s' est dit. Èl / Ella se dijo.
Nous nous sommes dit. Nosotros nos dijimos.
Vous vous êtes dit. Vosotros os dijisteis.
Ils / Elles se sont dit. Ellos se dijeron.

Si vale la pena comerse el coco por esta distinción, el autor lo duda. Primeramente es una distinción que solo hay que hacer por escrito, no hay diferencia alguna en cuanto se refiere a la pronunciación, y aparte de esto, muy rara vez el pronombre reflexivo es objeto directo. En fin: Bonito saberlo, pero irrelevante.