En un 99 por ciento de los casos después de la preposición a force de hay un infinitivo. En general se traduce en este caso con un gerundio.

à force de
A force de travailler ensemble ils sont devenus amis.
Trabajando juntos, se hicieron amigos.
A force de forger, on devient forgeron.
Forjando, uno se convierte en un forjador.