La preposición à es una de las preposiciones más importantes del francés. El lector ya se ha dado cuenta que lleva acento. En la guía de supervivencia ya hemos dicho que la preposición à también sirve, al igual que en español, para marcar un objeto indirecto.

Doy el libro

a Juan

.

Juan es objeto indirecto, el libro objeto directo.